BBS Abogados, entrevistados en el diario “El mundo”, sobre el IRPH “Denuncias contra hipotecas abusivas”

Denuncias contra hipotecas abusivas | Cataluña | EL MUNDO

«Son las nuevas preferentes. Un engaño». Es lo que se opina en el local de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca en Barcelona cuando, una vez al mes, se cita la asamblea de damnificados por el IRPH. Las siglas corresponden a un tipo de interés que, aplicado alos préstamos que muchos sellaron hace una década por su vivienda, les supone más dinero cada mes que si les hubiesen ofrecido Euribor, el más habitual. Las plataformas que han surgido en España remarcan que los perjudicados han llegado a soportar un sobreprecio de 300 a 400 euros mensuales.

Florencia Muzzio participa en las reuniones de Barcelona. Adquirió una hipoteca en Catalunya Caixa por 196.000 euros hace 10 años, que ha pasado recientemente a manos del fondo de inversión Blackstone. Le quedan unos 165.000 por amortizar. «Empecé pagando 700 euros y llegué a 1.200; ahora estaría en 930 euros. Demandé a la entidad y, cuando se celebró el juicio, dejé de pagar», relata Florencia, que propuso un cambio a la entidad para entregar unos 600 euros al mes. Con 1.200 de ingresos en casa, no podía atender cuotas de alrededor de 1.000 euros. No convenció a la caja.

Ahora reclama que le devuelvan 15.000 euros de sobrecoste respecto al interés que pide, Euribor con un diferencial del 1%, lo que se solía ofrecer cuando Florencia se ató al crédito. «Si esta estafa se hubiese conocido antes, mucha gente no habría perdido su casa y se le hubiese cambiado el interés por uno que pudiera asumir», piensa.

Desapercibidas a diferencia de los estafados con la comercialización negligente de participaciones preferentes y deuda subordinada, las víctimas del IRPH atisban una esperanza en las primeras sentencias que anulan el índice, aunque los bancos las recurren. En Barcelona, se conocen tres fallos, que no son firmes.

Las resoluciones -dictadas en marzo por el Juzgado Mercantil número 7- declaran el IRPH una cláusula abusiva y lo rescinden. En una de ellas, se condena al BBVA a retornar 6.659 euros cobrados de más a los denunciantes y, en otra, se insta a Catalunya Caixa a reintegrar 4.939 euros. Dichas cuantías se deducen de cuánto los clientes habrían liquidado con una hipoteca con Euribor y un diferencial del 1%.

«Haciendo una media, al final de una hipoteca con IRPH se habrían pagado 100.000 euros más que con Euribor. Es una barbaridad», observa el abogado Arcadi Sala-Planell, quien ha conseguido dos de los fallos favorables dictados en Barcelona.

El Banco de España establece el IRPH a partir de una ponderación de los préstamos concedidos por las entidades. Las sentencias concluyen que se vulnera la ley porque los bancos influyen en el índice al suministrar los datos para estimar el porcentaje del que se beneficiarán, siempre dos o tres puntos por encima del Euribor. También señalan que los hipotecados carecieron de información y no se les dio opción a negociar el tipo de interés.

Las principales variedades del IRPH se derogaron en 2013 tras una resolución europea de 2011, aunque el Gobierno de Mariano Rajoy mantuvo el denominado IRPH Entidades, sustituto de los desaparecidos. «Hay gente aún con un tipo del 4%. La diferencia con tener un 1% es muy grande. Si se pagan 200 euros de más cada mes, calcule cuánto sale a 30 años», plantea Sala-Planell, que equipara la extensión del IRPH con la venta de preferentes: «Hay una legislación muy estricta sobre la obligación de informar a los clientes pero se la saltaron a la torera».

A Guillermo Moliner, que litiga contra el BBVA, le recomendaron que se decantara por el tipo de interés ahora cuestionado. «Me dijeron que era más estable, que es lo que le contaban a todos, y que el Euribor tiende a subir, así que se suponía que pagaría menos», comenta. Guillermo cree que debe haber abonado unos 85.000 euros en intereses por culpa del IRPH y afirma que sólo ha amortizado 15.000 euros de un crédito de 255.000.

Laura Isern, con un préstamo de La Caixa, ingresa una pensión de 850 euros y no podía enfrentarse más a mensualidades de unos 640 euros, con un tipo de interés fijo del 3,9% desde que la modalidad de IRPH que le designaron se derogó. Dejó de costear la hipoteca en enero: «Nos dieron un dinero a un precio casi imposible de devolver. He ido a decirles que por favor bajen la cuota porque quiero seguir pagando, pero responden que es lo que firmé». Se ha acogido a la norma que le permite sufragar sólo los intereses durante cinco años. Se hipotecó por 131.000 euros, ha desembolsado unos 80.000 y le exigen 105.000.

Jordi Vallecillos es otro cliente que ha demandado a Catalunya Caixa: «Me contaron que, en mi caso y a diferencia del Euribor, no tendría subidas y bajadas tan contundentes». Pasó de financiar 780 euros al mes a 1.150. De un préstamo de 187.000 euros acordado hace casi una década, le falta aún por saldar 149.000. Aparte invirtió 10.000 euros en preferentes, recuperados a través del arbitraje.

La Generalitat ha anunciado ahora medidas para proteger a los afectados. La Agència Catalana del Consum se propone informar a los clientes para que puedan solicitar que la hipoteca se revise, a la vez que recopila datos para un informe, sin renunciar a la posibilidad de sancionar.

LINK DE LA NOTICIA: 

http://www.elmundo.es/cataluna/2015/06/29/55911a9c22601d6b4e8b4577.html

Anuncios